La ciencia y el saber hacer del siglo XXII

Debido a que la población humana envejece, los efectos del envejecimiento mundial serán más evidentes. Aparentemente habrá todos y cada uno de los impactos positivos y desfavorables en el avance de la ciencia y la tecnología. El envejecimiento del mundo provocará muchos cambios dentro de la población humana, incluida la mejora de las enfermedades actuales y las terapias médicas. Pero, ¿qué va a pasar con nuestra salud y el bienestar de nuestra sociedad? ¿Cómo lo estilizaremos? ¿Cuáles van a ser aparentemente nuestras elecciones? ¿A qué construcción nos cuestionamos desde la ciencia y la tecnología en el siglo XXII?

La ciencia y la tecnología del siglo XXI aparentemente estarán marcadas por el surgimiento de economías posteriores a la escasez, el rápido aumento del transhumanismo y los valiosos avances en blueprint mosey. La inteligencia sintética (IA) superará a la inteligencia humana, sin embargo, carecerá de rasgos humanos sutiles. Aparentemente, la IA será una flota enorme y tendrá la capacidad de supervisar un equipo digital de robots y sistemas automatizados. Al final, la lluvia sintética puede conducir al terrorismo masivo.

El paso del avance tecnológico es un ingrediente primordialmente valioso para construir el futuro. En muchos sentidos, la aceleración del desarrollo tecnológico es la explicación principal para el envejecimiento mundial. Por el momento, dependemos más que nunca de la tecnología de archivos. Como resultado, dedicamos gran parte de nuestro tiempo a intentar construir con él. En algún momento de la historia anterior, de nosotros se basó en la construcción tecnológica, desde la agricultura hasta la tecnología de hechos que usamos a diario. La evolución de la ciencia y la tecnología ha sido un ingrediente definitorio dentro de la transformación de la sociedad.

El rápido avance de la robótica ya está reduciendo la necesidad de que los humanos se comprometan con el modelo. En la dirección adecuada, es posible que los humanos ya no necesiten ambiente. De hecho, es posible que incluso embraguen cero g. El modelo profundo puede ser el entorno perfecto para los «cerebros» no naturales.

La ciencia y la tecnología del siglo XXI parecen estar más avanzadas que sus predecesoras. Durante la época del siglo XX, la electricidad y el motor de combustión interna se convirtieron en el valioso método de la energía, mientras que la energía del vapor y los motores superiores más antiguos eran más frecuentes en algunas partes del mundo comercial. A principios del siglo XX, la física nuclear comenzó a convertirse en un tema candente, pero el interés poco aceptado se volvió tan pronto como se generó. Sin embargo, dos científicos, Albert Einstein y Ernest Rutherford, realizaron un estudio que condujo al primer choque ganador de átomos pesados.

La segunda parte de la teoría de la producción científica-cibernética comenzó a mediados de -1990 y aparentemente es final a menos que sea a principios del siglo XXI. Este período vio cambios valiosos en la fabricación de tecnologías de archivos, ofertas sintéticas y exploración de planos. Estos cambios continuarán durante el período de relajación del pasado histórico. Pero los cambios tecnológicos son exactamente la punta del iceberg. Entonces, ¿qué sucede con nuestros cuerpos y mentes tarde o temprano?